TE INVITO A VOLAR CONMIGO AQUÍ ENCONTRARÁS LA PAZ QUE TE DA EL SOBREVOLAR EL MAR, EL SENTIR LAS OLAS IR Y VENIR DE LA PLAYA Y SENTIR LA FRESCURA DEL VIENTO EN TU ROSTRO Y DEJARTE LLEVAR EN LOS BRAZOS DE NEPTUNO.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Qué puedo decir


SOLEDAD EN LA VEJEZ….

Cuando llegamos al mundo, venimos solos, sin conocimientos, sin sentimientos, sin recuerdos, sin normas, con nuestra mente en blanco para ir aprendiendo a vivir.
El escritor patagónico Juan José Bravo (Juanjo para quienes lo conocen) una vez me dijo: El ser humano es una biblioteca vacía, que se llena de libros a medida que va viviendo, de pequeño tiene solo libros de cuentos, de magia, de fantasía, de fantasmas, de príncipes y princesas, de sueños de amor.
Cuando es adolescente, tiene libros de poemas de amor, de novelas con héroes que rescatan princesas, de dragones que pelean con príncipes además de los libros que ha estudiado en la escuela primaria y secundaria.
Cuando comienza a ser adulto, sus libros son universitarios o en algunos casos ha dejado de llenar su biblioteca con libros y los comienza a llenar con la experiencia de la vida. Pero también en ella siguen los libros escritos por sus padres; esos que tienen afecto, normas, formas de vida o tal vez heridas; eso va de acuerdo a cómo lo han criado; o cómo se hizo solo en la vida.
¿Por qué será que uno, no puede hacer un balance de su biblioteca personal cuando va viviendo? ¿Qué tipo de conocimiento se debe tener para hacerlo?
¿Por qué no se pone en esa biblioteca libros como: aprender a amar, a abrazar, a ser feliz, a dar, a compartir? Esto sucede en algunos casos, no en todos.
Pero… ¿por qué hoy a mi edad me pregunto esto? Quizás estoy viendo la vejez del otro lado del cristal. Estoy observando soledad, tristeza, dolor, ausencia, frío. Me he mimetizado en la piel de un adulto mayor que vive solo, y es esto, lo que no quiero para mi vejez.
Ahora como mujer de las cuatro décadas, como dice; Ricardo Arjona siembro cada día en mi jardín, rosas de amor, caricias nuevas, comprensión, abrazos, besos, para que sus pétalos aterciopelados no raspen mi alma, cuando me encuentre transitando la vejez, sino que sea solo calma, que el mar visite la costa cada mañana trayéndome recuerdos hermosos cuando mis hijos habitaban la casa.
Quiero una vejez que contenga sonrisas en los labios de mis hijos y que mi boca no sea solo una mueca para aparentar que estoy viva.
Quiero una vejez, llena de poesía, las tuyas y las mías; enhebrando recuerdos de aquellos tiempos en que amabas con la juventud que tu cuerpo desbordaba.
Quiero una vejez, que se ilumine del sol de cada mañana, que no me cueste levantarme de la cama, que tengas las ganas de caminar por la plaza de la mano de mis nietos por las tardes soleadas.
Quiero una vejez sin lágrimas en mis ojos, por la ausencia de tu presencia, sino que pueda recordarte con brillo de mis ojos, que tanto te gustaba, Y recordar una y mil veces lo hermoso que ha sido encontrarte en la vida.
Y si el Alzhéimer me sorprendiera, no quisiera que me retaran, por olvidarme de quien fui a su lado, sino que me abrazan, sin importar si llegara a conocerlos, pero seguro, que en ese abrazo, podría encontrar el aroma de su piel y recordaría quienes fueron en mi vida.
No es que este triste a mis 40, sino que el ver a un adulto solo, me hizo sentirme en su piel, y sentí sus sentimientos o quizás quise comprender porqué de su soledad hoy a los 80 y tantos años.
Si esto sirve para que rescaten a algún abuelo, o abuela, sentiré que mis palabras no fueron en vano, y que además siempre se puede dar amor, solo hay que darse permiso para sentir… o visitar algún asilo de abuelos y regalar una sonrisa a quienes nadie los visita.

2 comentarios:

Nicole Sagan dijo...

Querida Gaviota: te conozco; tu corazón es grande y puro, no solo lo haces por eso. Simplemente te oprime la tristeza de pensarlo.
Ni ella está sola ni tú lo estarás nunca.
Todos te queremos. Nos encanta tu compañía, hago planes para tomar un vuelo...para compartir helado contigo. ¿Cómo iba a suceder? Nunca sucedería.
Suceden a otros abuelos, y es terrible, y sé qué dices, porque yo amé al mío con toda mi alma. Murió a mis doce años y yo no pensaba esas cosas, pero él sí las pensaba.
Sin embargo también se fue lleno de amor.
No sabemos nunca nada.
Siente como siempre el amor que tu enorme corazón tiene y que no te amedrente el miedo. Eres la mujer sin miedo.
Porque amor nunca te va a faltar. Nunca.
En ningún momento.
Hasta con la poesía ahora salvamos a los abuelos. =)

Gaviota dijo...

Gracias por estar siempre a mi lado, te quiero hermanita peque.
Besitos

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

susurro del mar

Mis gaviotas

CURRICULUM VITAE

Nacio en Comodoro Rivadavia, ciudad donde cursó sus estudios primarios y secundarios, ha estudiado en la Escuela de Pichón Riviere psicología social, ingresó a la Universidad Nacional de la Patagonia donde comienzó la carrera de Letras, la que abandono para cursar Trabajo Social. Casada con el escritor Juan José Bravo, fruto de este amor nacieron tres retoños. Se radicó en Buenos Aires en el año 2000, cursó en la Universidad de Luján la carrera de la licenciatura en Trabajo Social. Miembro fundador del Fogón de Escritores de Comodoro Rivadavia; Conductora del programa radial "Carrusel Cultural"; co-editora de la revista "Las Letras", socia fundadora de la Biblioteca Popular "Antoine de Saint Exupery" (Comodoro Rivadavia) siendo su primer directora, ha recibido la crítica literaria del Profesor y Escritor Enrique Anderson Imbert. en España la crítica de la Escritora Catalana Dina Ardit Bel y del escritor y pintor canario Dimas Coello; como así también de la Universidad de Letras de Holguín - Cuba; Sus trabajos se han publicado en diarios y revistas de Argentina, Chile, España y Cuba. Miembro fundador del Grupo Literario "Las Letras", grupo que aún trabaja en la difusión de la literatura; he realizado junto al escritor Juan José Bravo, la primer Feria del Libro de Comodoro Rivadavia con trascendencia internacional; tuvo a cargo la página literaria "Letras del Chubut" en el diario Chubut de Comodoro Rivadavia; creó y dirigió el taller de expresión "Pipiolos" para niños de 2 y 3 años; Miembro participante del Congreso de la Cultura en la Universidad de General Sarmiento (Buenos Aires); Realizó el Taller "Las Letras" con la Psicóloga H. Martínez en el Hogar "San José" (con niñas judicializadas) Buenos Aires; Organizó la Biblioteca Popular "Alfonsina Storni" del Centro de jubilados "Dante Alighieri"de Los Polvorines; Hoy organiza la Biblioteca Popular "Enrique Anderson Imbert" en la Unión Vecinal "Solar del Norte" de Los Polvorines.Jurado el Concurso "Lo que el viento nos dejó" del diario Crónica de Comodoro Rivadavia.
PREMIOS:Mención de Honor del Cdo IX Br por el cuento "Mi abuelito te vio nacer"Diploma de la Gobernación del Chubut por "su labor cultural"Mención del Fogón de Escritores de Comodoro Rivadavia por el poema "Ojos Opacos"Mención de la "Cova del Drac" Barcelona por el poema "Golpearon la puerta"PUBLICACIONES Antología Qvaderns de poesía (1994-1997-1998-1999-2002-2005-2007-2008) Barcelona EspañaPágina literaria Diario Crónica - Comodoro Rivadavia Diario de Aysén - ChileRevista CCC de Barcelona - España Responsable de la página literaria del diario de Malvinas - Buenos Aires. Algunos de sus trabajos se traducen al italiano.
Seudónimo Kaleu-kaleu (gaviota). es miembro de Las Letras, de Poetas del Mundo, colabora con El Diario Crónica de Comodoro Rivadavia en la Página Crónica Literaria y es co-administradora del sitio web:
http://lasletras.bligoo.com/.ar

http://grou.ps/lasletras